Skip to main content

Salud y Calidad de Vida: Salud del cerebro y la discapacidad


Es necesario que, en cada uno de nuestros hogares, las familias pongan atención sobre sus miembros.

Aunque no lo parezca, las enfermedades del cerebro ocupan un lugar de importancia en la generación de discapacidades y lamentablemente a la gente no le gusta hablar sobre este asunto porque lo considera algo no adecuado para estar ventilándolo en el público; pero lo cierto es que, según el CDC, para el año 2015 en los Estados Unidos 1 de cada 5 habitantes presentó discapacidad mental y este tipo de problema ocupaba el segundo lugar detrás de la discapacidad motora.

Y para el 2019, las cifras reportaron que en los Estados Unidos el 27,2% de los adultos tenían enfermedades mentales y ahora 1 de cada 4 adultos tiene algún tipo de enfermedad mental, lo cual nos indica que el problema viene en aumento. 

Sin embargo, en estos 6 años, el tiempo no ha transcurrido en vano y en varias partes del mundo hay equipos médicos que están investigando sobre la materia para obtener algunas respuestas que es necesario que el público las conozca.

Por ejemplo, en la organización sin fines de lucro Fundación Institut Gutmann en Barcelona, España trabajan en el tratamiento de la discapacidad de origen neurológico y han llegado a identificar que, así como existen factores de riesgo en el área cardiovascular que se pueden modificar para disminuir el porcentaje de riesgo de presentar un evento cardíaco, en la salud mental también ocurre la misma situación. 

En dicho instituto han establecido tres factores que pueden ser modificados para mejorar la salud cerebral y que son los siguientes: “Nutrición”, “Ejercicio” y “Sueño”. 

Con respecto a la nutrición los investigadores aconsejan que las personas sigan la llamada “Dieta Mediterránea” la cual consiste en el consumo de aceite de oliva virgen extra como grasa principal y en la ingesta de cereales, verduras, hortalizas, pescado, huevos, lácteos y frutas

El ejercicio es otra pieza fundamental en este proceso ya que además de mejorar la actividad cardiovascular del cuerpo, también contribuye a mantener la masa muscular, el peso ideal y porque el ejercicio libera catecolaminas las cuales ofrecen una sensación de bienestar.

Y el tercer factor es “El Sueño”. El sueño produce un efecto positivo en todos los aspectos de nuestras vidas ya que puede influir en el pensamiento, el aprendizaje, los sentimientos, el humor, el rendimiento intelectual y también se ha descrito su acción sobre el sistema inmunológico. Por lo que la falta del sueño puede producir: 

  • Trastornos cardíacos.
  • Trastornos respiratorios.
  • Dolor crónico.
  • Estrés.
  • Mal humor.
  • Depresión,
  • Ansiedad.
  • Trastornos por abusos de substancias.

En consecuencia, es necesario que, en cada uno de nuestros hogares, las familias pongan atención sobre sus miembros, para que en caso de que alguno de ellos tenga un problema de salud mental, el mismo sea conducido adecuadamente para su resolución y así evitar que a futuro se tenga a un nuevo discapacitado mental por no haber actuado a tiempo.

Dr. Carlos G. Cruz H. es columnista en semanarios en New York, New Jersey, Delaware, Pennsylvania, Connecticut, Texas, Florida, Arizona, Carolina del Norte y California y productor del micro “Salud y Calidad de Vida” que se transmite de lunes a viernes en Radio “La Tribuna”, NY y “La Voz Radio”, CT.