Skip to main content

Salud y Calidad de Vida: Relación de la hipertensión arterial con la demencia


Se ha determinado que los pacientes hipertensos que están entre 35 y 44 años tienen un 61% más probabilidad de desarrollar demencia.

De todos es conocido que la hipertensión arterial es una enfermedad que en los Estados Unidos ocupa un lugar importante y, de hecho, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la mortalidad por padecimientos cardiovasculares ocupa el primer lugar de las estadísticas del país.

A este problema se le suma un punto adicional, y es que de acuerdo a las investigaciones realizadas con los datos del Biobank en Inglaterra y de estudios efectuados en China y Australia; se ha determinado que los pacientes hipertensos que están entre 35 y 44 años tienen un 61% más probabilidad de desarrollar demencia que las personas que no padecen de cifras elevadas de tensión arterial.

Esta información es preocupante, porque en Estados Unidos las personas entre 35 y 44 años se encuentran dentro del grupo etario (de 25 y 54 años) que representa nada más y nada menos que el 39,29% de la población norteamericana, lo cual se traduce en 130.226.422 habitantes.

Estos análisis también han determinado que las personas hipertensas entre 35 y 44 años presentan un menor flujo sanguíneo hacia el cerebro y una disminución del volumen del mismo, comparado con las personas no hipertensas lo que puede originar en los pacientes la llamada “Demencia Vascular” que es la segunda causa más frecuente de demencia; la cual consiste sencillamente en la alteración de la capacidad de la memoria, el lenguaje y el razonamiento.

¿Qué hacer al respecto?

Para reducir el riesgo de demencia ocasionada por hipertensión en las personas con edades comprendidas entre 35 y 44 años se pueden emprender las siguientes acciones:

  1. Crear un plan de prevención de hipertensión arterial destinado a este grupo etario.
  2. Programar dos jornadas anuales de despistaje de hipertensión arterial en todo el territorio de los Estados Unidos.
  3. Establecer como obligatorio, la inclusión de un programa de prevención de hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares, dentro de los programas de salud y seguridad para el personal de las empresas, corporaciones, comercios y negocios en los Estados Unidos.
  4. Planificar una campaña publicitaria donde se haga énfasis que los hipertensos entre 35 y 44 años tienen un mayor riesgo de padecer de demencia sino son diagnosticados a tiempo y si no llevan un buen control médico.
  5. Establecer una campaña educativa en materia de salud cardiovascular a nivel de los colegios y universidades.

Si usted amigo lector tiene alguna inquietud sobre esta materia o es una persona con hipertensión arterial entre 35 y 44 años y no está bien controlado; le recomendamos en primer lugar que acuda con su médico de confianza para su debido seguimiento y en segundo lugar que busque información en el portal del CDC (www.cdc.gov) ; el de la Asociación Americana del Corazón (www.international.org/es) y el de la Asociación Americana de Nutrición (www.theana.org), los cuales tienen muy buena información al respecto y además tienen la ventaja de que poseen la opción en español para los latinos que aún no dominan el inglés.

Dr. Carlos G. Cruz H. es columnista en semanarios en New York, New Jersey, Delaware, Pennsylvania, Connecticut, Texas, Florida, Arizona y California. 

MÁS DEL COLUMNISTA: