Skip to main content

Michoacán de Ocampo, tierra llena de historia y tradiciones culturales


Michoacán es una zona de lagos, volcanes y paisajes salvajes, con una historia interesante y una gastronomía deliciosa.

Michoacán, ubicada en la costa del Océano Pacífico, significa “la tierra de los pescadores” en lengua purépecha. Es una zona de lagos, volcanes y paisajes salvajes, con una historia interesante y una gastronomía deliciosa.

Sus nueve Pueblos Mágicos son reconocidos por sus festivales, artesanías, monumentos históricos y tradiciones culinarias. También existen impresionantes playas como la Playa Azul y sitios arqueológicos precolombinos como Tzintzuntzan, capital del reino Tarasco durante el siglo XIV. Le presentamos algunas atracciones que no debe perderse cuando visite el estado de Michoacán:

Morelia

Es la capital colonial del estado y su centro histórico forma parte de los 35 sitios en México considerados Patrimonio Mundial por la UNESCO. Los turistas necesitarán varios días para explorar la ciudad, visitar algunos de los 200 edificios históricos, como la maravillosa Catedral de Morelia de estilo barroco, y descubrir el impresionante Templo de San Francisco del siglo XVI. El palacio de gobierno es también una magnifica opción, con sus hermosos arcos y murales detallados que representan la Revolución Mexicana. Otra excelente manera de descubrir la ciudad es paseando en bicicleta por el agradable acueducto de estilo romano. Los amantes de los dulces no deben perderse el famoso Museo del Dulce, enfocado en el rescate histórico de los dulces tradicionales.

Pátzcuaro

El Pueblo Mágico de Pátzcuaro se encuentra a 60 kilómetros al oeste de Morelia, junto al famoso lago de Pátzcuaro, donde se encuentra el pueblo encantador de Janitzio, al cual solo se puede llegar en barco. En este lugar, puede experimentar el Día de los Muertos de una manera única: el lago se llena de canoas iluminadas por decenas de velas titilantes, que navegan hacia la isla Janitzio 

La Biosfera de la Mariposa Monarca 

Si es amante de la naturaleza, ¡el norte de Michoacán es donde quiere estar! Cada año, millones de mariposas se aventuran entre 2,000 y 4,500 kilómetros desde Canadá y Estados Unidos hasta México en un maravilloso fenómeno migratorio a partir del mes de noviembre. Las fuertes mariposas monarca poseen dos pares de brillantes alas color anaranjado, con venas negras y manchas blancas a lo largo de los bordes. Permanecen seis meses en los bosques templados de pinos sagrados de Angangueo, una biosfera en Michoacán. Hibernan todo el invierno en el santuario y vuelan de regreso a finales de abril.

MÁS DEL COLUMNISTA: