Skip to main content

Jueza dictamina que casi todo tipo de aborto en Arizona puede prohibirse, reavivando ley de 1864


Read in English

Una ley de Arizona que prohíbe los abortos en casi todas las circunstancias puede volver a aplicarse después de que un juez del condado de Pima levantara una orden judicial que había dejado inactiva por cinco décadas la ley que se estableció antes de que Arizona se convirtiera en estado.

Esa decisión del viernes fue elogiada de inmediato por los opositores al aborto y lamentada por los defensores del derecho al aborto, y se perfila como una fuerza potencialmente motivadora justo antes de las elecciones de mitad de período de noviembre.

El fiscal general republicano del estado, Mark Brnovich, solicitó a la corte que se pronuncie sobre la medida cautelar después de que la Corte Suprema de Estados Unidos anuló en junio Roe v. Wade, una decisión de 1973 que legalizó el aborto en todo el país.

La decisión de la corte a principios de este año, en el caso de Mississippi llamado Dobbs v. Jackson Women's Health Organization, volvió a poner la cuestión de la política de aborto en manos de los estados.

Arizona tenía leyes contradictorias en los libros, lo que llevó al desafío judicial y a la confusión entre los proveedores de servicios de aborto sobre lo que era legal y lo que no lo era.

El fallo del viernes de la jueza de la Corte Superior del condado de Pima, Kellie Johnson, brinda claridad al permitir la aplicación de la antigua ley, que prohíbe los abortos en todos los casos, excepto cuando sea necesario para salvar la vida de la persona embarazada.

Abortion providers enraged by ruling: 'People in Arizona have just lost bodily autonomy'

Pero es probable que los defensores del derecho al aborto apelen, lo que significa que el estado de la ley del aborto en Arizona aún está lejos de resolverse. Los proveedores expresaron conmoción, indignación y una confusión duradera por el fallo, que se produjo un día antes de que entrara en vigor otra ley sobre el aborto.

“El fallo de hoy del Tribunal Superior del Condado de Pima tiene el resultado práctico y deplorable de hacer retroceder a los arizonenses casi 150 años”, dijo en un comunicado Brittany Fonteno, presidenta y directora ejecutiva de Planned Parenthood Arizona. “Ninguna ley arcaica debe dictar nuestra libertad reproductiva y cómo vivimos nuestras vidas hoy".

Las disposiciones básicas de la ley fueron codificadas por primera vez por la primera Legislatura territorial de Arizona en 1864: Ordena de dos a cinco años de prisión para cualquier persona que realice un aborto o los medios para un aborto. El estado adoptó la ley con un lenguaje simplificado en 1901; permanece en los libros hoy como ARS 13-3603.

“Aplaudimos a la corte por defender la voluntad de la legislatura y brindar claridad y uniformidad en este importante tema”, dijo Brnovich en un comunicado el viernes. "He protegido y seguiré protegiendo a los arizonenses más vulnerables".

Historia del derecho y el caso de interdicto

La ley de 1864 estuvo vigente durante gran parte de la historia de Arizona, y numerosos médicos y simpatizantes del aborto fueron a prisión después de ser condenados por violarla.

Una ley complementaria también adoptada en el siglo XIX decía que una mujer podría enfrentar al menos un año de prisión por abortar. Eso fue derogado el año pasado, aunque no está claro si alguna mujer cumplió condena por ello. El Congreso otorgó la condición de estado a Arizona en 1912.

Un quiropráctico de Phoenix estaba apelando su sentencia de prisión en 1973 por realizar un aborto cuando la decisión de Roe legalizó el aborto en todo el país.

El mismo año, un juez del Tribunal Superior del Condado de Pima otorgó la orden judicial a Planned Parenthood Arizona (entonces conocida como Planned Parenthood of Tucson) semanas antes de la decisión de Roe, basándose en el concepto de que la disposición sobre el derecho a la privacidad de Arizona no permitía que el estado prohibir el aborto.

El Tribunal de Apelaciones del estado anuló el fallo del tribunal inferior, pero no tuvo más remedio que volver a implementar la medida cautelar una vez que se decidió Roe.

Brnovich, diciendo que quería brindar "claridad y uniformidad" a la ley estatal sobre el aborto, se movió para levantar la orden judicial en julio.

Planned Parenthood argumentó en una audiencia del 19 de agosto ante Johnson que docenas de leyes relacionadas con el aborto promulgadas en Arizona a lo largo de los años desde 1973 esencialmente crean el derecho al aborto. Los médicos con licencia deberían poder continuar brindando abortos una vez que todas las leyes estén "armonizadas", y la ley anterior a la estadidad aún podría aplicarse a los proveedores de aborto sin licencia, dijeron los abogados.

Los abogados del estado sostuvieron que esas leyes se aprobaron solo debido a las limitaciones establecidas por Roe v. Wade, y que la ley anterior a la estadidad debería volver a ser la ley del país ahora que Roe ya no está vigente.

Johnson, a quien el gobernador republicano Doug Ducey nombró para el cargo en el condado de Pima en 2017, finalmente se puso del lado del estado.

Consecuencias políticas del fallo

El fallo intensificó casi de inmediato el impacto político de la decisión de Dobbs, que provocó protestas en el Capitolio estatal en junio.

Restablecer la ley de la era de la Guerra Civil de Arizona da nuevo impulso a los demócratas, que han enfatizado la preferencia de los republicanos de restringir el aborto o prohibirlo por completo.

La presidenta del Partido Demócrata de Arizona, Raquel Terán, envió un mensaje a los arizonenses "continuamente horrorizados por las acciones de los republicanos peligrosos y desconectados en la guerra contra nuestros cuerpos" de que "protegeremos a las madres, las familias, los médicos y los profesionales médicos porque nadie debe ser encarcelado por brindar o recibir atención médica esencial”.

El partido también envió un correo electrónico de recaudación de fondos para su esfuerzo por derrotar a los "extremistas republicanos de AZ en noviembre".

La candidata demócrata a gobernadora de Arizona, Katie Hobbs, condenó rápidamente el fallo, mientras que su oponente republicana, Kari Lake, permaneció en silencio.

“Esta cruel ley prohíbe efectivamente el aborto en Arizona, sin excepciones por violación o incesto, y pone en riesgo la libertad fundamental de las mujeres para tomar sus propias decisiones sobre el cuidado de la salud”, dijo Hobbs en un comunicado. “Estoy aterrorizado por los impactos severos y potencialmente mortales que esta ley tendrá en los arizonenses, y sé que muchos arizonenses también sienten este miedo hoy”.

Este año, Ducey aprobó una ley que indignó a los defensores del derecho al aborto casi tanto como la ley previa a la estadidad. Ordena cargos por delitos graves contra los médicos que realizan abortos en pacientes que tienen más de 15 semanas de embarazo y solo contiene excepciones limitadas para emergencias médicas. Las mujeres que obtienen un aborto serían inmunes al enjuiciamiento.

La nueva ley también contiene una disposición que establece que no deroga la ley de 1864 ni ninguna otra prohibición del aborto. El Centro antiaborto para la Política de Arizona dijo que la ley territorial tiene prioridad ahora, aunque los defensores del aborto advirtieron que las leyes enfrentadas confundirían aún más a los proveedores y las familias.

Cathi Herrod, presidenta del Centro de Políticas de Arizona, dijo en respuesta al fallo: "Arizona puede y cuidará tanto de la madre como del hijo por nacer".

“La mayoría de los abortos ahora son ilegales en Arizona, cambiando el enfoque hacia el cuidado de las mujeres que enfrentan embarazos no planificados”, dijo en un comunicado. "El fallo de hoy de la jueza Kellie Johnson que ratifica la ley vigente en 1973 cuando se decidió erróneamente Roe v. Wade protegerá a los bebés por nacer y a sus madres. Y casi 50 centros de recursos para el embarazo en todo el estado están listos para garantizar que ninguna mujer esté sola".

Traducción Joanna Jacobo Rivera