Skip to main content

Se repite la historia: Boricuas en Arizona buscan cómo ayudar tras azote de huracán Fiona en Puerto Rico


Read in English

Malos recuerdos, mucha ansiedad e impotencia es lo que se le viene a la mente a Jeffrey De Jesús  y Yami Díaz cuando ven las imágenes de la devastación que ha ocasionado el huracán Fiona en su natal Puerto Rico.

La pareja, que actualmente vive en la ciudad de Maricopa, Arizona, decidió salir de la isla en 2018 debido a la destrucción ocasionada por el huracán María en septiembre de 2017, dejando atrás hogar y seres queridos.

“El impacto psicológico es bien fuerte”, explicó De Jesús, cuya familia en aquel entonces vivía en Naguabo, una zona costera al este de Puerto Rico que fue una de las más golpeadas por los huracanes Irma y María. “Escuchas todo rompiéndose, las cosas levantándose, las ventanas doblándose. Es una sensación muy impactante. Uno piensa que la casa va a explotar, que vamos a morir”, contó.

El huracán Fiona azotó Puerto Rico el pasado domingo 18 de septiembre con vientos sostenidos de 85 millas por hora y lluvias torrenciales. Aunque solo alcanzó la categoría 1 de intensidad se desplazó muy lentamente por lo que tuvo tiempo de causar mucho daño, sobre todo en cuestión de inundaciones.

Según la la NASA, el huracán dejó caer entre 20 y 25 pies de lluvia en numerosos lugares, y los vientos persistentes derribaron árboles, líneas eléctricas y techos de casas. 

Para el viernes en la tarde el fenómeno se movía rumbo a las Bermudas, y amenaba con azotar la costa de Canadá este fin de semana.

Fueron alrededor de 14 horas las que De Jesús, Díaz y su bebé recién nacido soportaron encerrados en el baño de aquella casa, donde se refugiaron con sus pertenencias más importantes, esperando que aquel infierno terminara.

Y aunque el huracán acabó, relatan, lo que vino después fue lo mas difícil: meses sin energía eléctrica, sin comunicación, sin medicinas ni comida.

“Escombros, autos volteados, antenas caídas, camiones volcados, animales muertos, postes rotos, el tendido eléctrico por los suelos, árboles colapsados, y todo eso sobre 28 pulgadas de agua. Era horrible”, platicó Díaz.

Aunque no perdieron a amigos o familiares por el huracán, platican que supieron de mucha gente que murió posteriormente por los estragos del fenómeno. Gente que requería medicamentos, tratamiento de diálisis, máquinas de oxígeno, y que, al no haber electricidad ni farmacias, ni gasolina para trasladarse por mucho tiempo, perdieron la vida.

Cómo ayudar a Puerto Rico: Huracán Fiona tocó tierra en Puerto Rico, así es como se puede ayudar

Tras el impacto de huracán Fiona sobre la isla, sienten una gran impotencia ya que hay familias en Puerto Rico que hace apenas dos años lograron restaurarse y recuperar un poco de lo perdido por el huracán María, para que cinco años después tengan que pasar por lo mismo.

“Es impactante ver en redes sociales que hay gente que lo ha perdido todo. Este huracán no es más fuerte que María pero sí ha traído mucha más agua que María, las inundaciones son terribles”, dijo De Jesús.

Pese a dicha impotencia, la comunidad en Arizona no se ha quedado con los brazos cruzados, y con la ayuda de varias organizaciones confiables con base en Puerto Rico, han comenzado a enviar ayuda económica para ayudar a los damnificados en la isla.

Boricuas de Phoenix buscan maneras de ayudar

Para Nydia Stuart , boricua que radica en Arizona, la llegada de Fiona despierta traumas del pasado. Y aunque no le tocó estar presente en la isla durante el paso de Maria recuerda con tristeza la ansiedad sufrida por el paso de aquel huracán hace cinco años.

“Estoy como todos los puertorriqueños en Arizona, tenemos el PTSD (Trastorno de estrés postraumático) que nos dio con el huracán María”, dijo Stuart. “La desesperación, la inseguridad, la incertidumbre de qué es lo que va a pasar con nuestra gente nos tiene preocupados. Yo tengo a mis padres en la isla y eso me tiene muy preocupada”.

Stuart es fundadora y exdirectora del Centro Cultural Puertorriqueño de Arizona, un grupo que se organizó para brindar ayuda durante el paso de María en 2017.

Cinco años después, ellos, así como otras organizaciones en Arizona, buscan reorganizarse para ayudar a los más necesitados en la isla.

El pasado viernes, el grupo y otros miembros de la comunidad se reunieron en el Puerto Rican Latin Bar and Grill en Phoenix para crear un plan para mandar asistencia a la isla.

Stuart dijo que la situación en Puerto Rico después del huracán Fiona parece grave. “Mi mama está diciendo que están viviendo peor que (después del huracán) María," dijo.

En 2017, el mismo grupo recaudó $30,000 en fondos y provisiones para la gente en Puerto Rico después del huracán María. Aunque Stuart dijo que las provisiones ayudaron a muchos, el proceso tardó mucho tiempo — los contenedores que mandaron a la isla no llegaron hasta cinco meses después del huracán.

Por lo tanto, el grupo decidió que esta vez solamente van a recaudar fondos monetarios. 

Stuart dijo que el primer paso es obtener el estatus de una organización sin fines de lucro 501 (c)(3), para que las donaciones sean deducidas de impuestos. Luego, van a abrir una cuenta de banco para los fondos que recaudan. 

El grupo propuso algunas ideas para eventos benéficos, incluyendo vender la comida del restaurante en un festival de cultura, vender arte puertorriqueño en una subasta, organizar una proyección de películas puertorriqueñas o simplemente dejar una caja para donaciones en el restaurante. 

Stuart dijo que planea visitar a Puerto Rico después de mandar los fondos a la gente para asegurarse que la asistencia está llegando a las comunidades que lo necesitan más — pueblos en el campo que no tienen acceso a tantos recursos.  

“Puerto Rico va a necesitar ayuda por un rato largo,” dijo Stuart. “Todavía no se han recuperado de María.”

Desde hace 15 años, el boricua Freddy Cruz organiza el tradicional "Festival de Puerto Rico en Arizona", evento que promueve la cultura, comida y música puertorriqueña, y sirve de punto de reunión para boricuas en Arizona.

El próximo se llevará a cabo este 8 de octubre en el Stratus Events Center en Phoenix y aunque no planean cancelarlo, buscarán aprovechar el momento para enviar un mensaje de unión y solidaridad tras el paso de Fiona.

“Vamos a aprovechar para tener un momento de silencio, un acto de reflexión”, dijo Cruz. “No queremos poner el ambiente triste, pero tomaremos un momento para solidarizarnos con nuestra gente de Puerto Rico", dijo.

La que si decidió cancelar un evento a organizarse el próximo mes fue Stuart, quien dice que en su lugar enfocarán esfuerzos para recaudar fondos que ayuden a los damnificados del huracán Fiona.

Tanto Stuart como Cruz coincidieron en la urgencia de organizarse para crear una vía de apoyo directo a la isla.

“Estamos viendo la manera de establecer un vínculo con una organización no lucrativa y confiable de Puerto Rico, para partiendo de allí comenzar a recabar ayudas para quienes más lo necesitan”, dijo Cruz.

Huracán evidencia pobreza, deficiencias en la isla

Para el boricua Manuel Avilés Santiago, decano asociado y catedrático en la Universidad Estatal de Arizona (ASU por sus siglas en inglés), fenómenos climáticos como el huracán Fiona "sacan a flote" otras crisis que existen en Puerto Rico, como la pobreza y las grandes deficiencias que hay en el sistema energético.

“Tras la situación que se vivió por el huracán María, lo que se hizo en Puerto Rico fue remendar un sistema energético que estaba en crisis, pero no se arregló, no se hizo lo que se debió haber hecho en ese momento y ahora vemos que el sistema ha fallado nuevamente”.

Otra de las frustraciones de Avilés es ver la frialdad de cómo los medios de comunicación de Estados Unidos dan cobertura a este tipo de desastres, sin darle la importancia que amerita.

“Mientras Puerto Rico estaba siendo devastado por el huracán, los medios estaban cubriendo el entierro de la Reina de Inglaterra”, recalcó Avilés, “Se me hace algo bien doloroso porque yo creo que existe una necesidad de visibilizar este tipo de crisis humanitarias que se están dando además en territorio que pertenecen a Estados Unidos”.

Avilés señala que la destrucción de hogares, la pérdida de empleos o negocios, la pobreza, todo esto ocasionado por estos fenómenos, es por lo que mucha gente ha decidido abandonar la isla. Incluso menciona que en la actualidad, ya hay más puertorriqueños viviendo en EEUU que en la propia isla.

Un estudio del Pew Research Center que comprende de 2010 a 2017, revela que hay 5.6 millones de puertorriqueños en Estados Unidos, casi el doble de cantidad que habita en la isla. La diáspora de Puerto Rico se ubica solo por detrás de la comunidad mexicana, la cual rebasa los 36 millones.

“Mis padres que viven en Puerto Rico son de edad avanzada, tienen 78 y 85 años, y es una situación que me parte el corazón y también me da muchísima frustración de ver como el gobierno, tanto estatal como federal, nos sigue fallando” dijo Avilés.

Durante el desastre del huracán María, Avilés creó una página de Facebook que sirvió como un sitio de charla y discusión, donde además de informarse de lo que estaba pasando en Puerto Rico los usuarios presentaban ideas y propuestas de como ayudar a la gente en la isla. Esa página aún se encuentra vigente y ha recobrado fuerza con la catástrofe de Fiona.

Según datos del gobierno de Puerto Rico, hasta el viernes 23 de septiembre se había restaurado la energía eléctrica de 601,500 hogares afectados (41%), de 1,468,005 que se tienen registrados.

El pasado domingo 18 de septiembre, el presidente Joe Biden concedió la Declaración de Desastre Mayor de manera expedita solicitada por el Gobierno para los 78 municipios que comprenden la isla, por lo que estos ya tienen acceso a las ayudas de Asistencia Pública para trabajos de respuesta y obra de recuperación.