Skip to main content

Lo que están haciendo la policía y los distritos de Phoenix sobre las amenazas recientes en las escuelas


Del 11 de agosto al 6 de septiembre, el Departamento de Policía de Phoenix registró 53 dirigidas a la escuela o al personal escolar.

Read in English

Cuando Bryan Bender escuchó que la escuela de sus hijas en Phoenix estaba cerrada debido a una amenaza, trató de mantener la calma, pero todavía era angustiante, señaló, especialmente para sus hijos. 

“Es traumático para todos. Pero pienso particularmente en los estudiantes que están encerrados y pronto se dan cuenta de que esto no es un simulacro y que algo realmente está pasando. Pero no saben mucho, si es que saben algo, o solo rumores sobre lo que está sucediendo”, explicó Bender. “Definitivamente fue traumático para mis dos hijas, que son estudiantes allí”. 

La escuela estuvo cerrada durante aproximadamente una hora y media el 31 de agosto después de que se encontraron publicaciones en las redes sociales y una nota que describía amenazas. La policía de Phoenix determinó que no había una amenaza creíble en ese momento y se levantó el cierre, según un comunicado enviado a los padres desde la escuela. 

A la mañana siguiente, Bender se enteró de que las actividades escolares se cancelaron debido a las amenazas. En una carta enviada a los padres, el director de la escuela señaló que un estudiante había enviado un mensaje que incluía la amenaza de traer un arma a la escuela para dañar a otros. 

La policía contactó y detuvo a dos estudiantes sospechosos de estar involucrados en las amenazas, según el sargento Brian Bower, portavoz de la policía de Phoenix. 

Bender aseguró que no recuerda ningún otro incidente en la escuela secundaria de sus hijas que haya resultado en un cierre en los últimos años. 

¿Ha aumentado el número de amenazas en las escuelas de Phoenix? 

Del 11 de agosto al 6 de septiembre, el Departamento de Policía de Phoenix registró 53 amenazas dirigidas a la escuela o al personal de la escuela que han sido documentadas por detectives, según Bower. Aunque el departamento aún está determinando si ha habido un aumento definitivo en las amenazas escolares últimamente, Bower afirmó que ese número es alarmante. 

Ese número no representa necesariamente todos los incidentes en las escuelas de Phoenix durante ese período de tiempo, indicó Bower, ya que a veces no se presentan cargos o el incidente permanece en el nivel de la escuela, por lo que no se contacta a los detectives y no se documenta.

Algunas de las amenazas que han ocurrido recientemente en las escuelas de Phoenix incluyen: 

  • El 31 de agosto, se encontró una amenaza escrita a mano en la Veritas Preparatory Academy. 
  • El 1 de septiembre, Central High School cerró mientras la policía investigaba las amenazas. 
  • El 7 de septiembre, un estudiante fue arrestado por supuestamente dibujar graffiti en el campus de Horizon High School sobre un tiroteo en la escuela. 
  • El 9 de septiembre, Central High School se cerró después de que los estudiantes escucharan "ruidos de estallidos". 
  • El 13 de septiembre, la Betty H. Fairfax High School fue cerrada después de que los oficiales recibieron información de que alguien había traído un arma al campus. 

Entre agosto y septiembre, ha habido al menos tres arrestos de menores en relación con las amenazas a las escuelas en las redes sociales. Los tres menores fueron acusados de sospecha de hacer amenazas terroristas, que es un delito grave de clase 3. 

Richard Franco, director de mercadotecnia y comunicaciones del Phoenix Union High School District, aseguró que confían en los protocolos que existen en las escuelas cuando hay amenazas y toman decisiones en colaboración con las autoridades. Por razones de seguridad, no se dieron a conocer los detalles sobre los protocolos. 

“Algo de lo que estamos orgullosos es que, aunque los eventos recientes en Central High School y Fairfax High School han creado angustia emocional, han demostrado que nuestros sistemas funcionan y que nuestros protocolos funcionan”, afirmó Franco. 

Franco explicó que no habían recibido una amenaza creíble hasta el 14 de septiembre. 

Después del cierre en Central High School, la escuela impartió clases por Internet durante un día y ofreció recursos de apoyo emocional, incluidos consejeros y trabajadores sociales. Franco aseguró que ese día también tuvieron reuniones con el personal para ofrecerles apoyo. 

Una solución a largo plazo para las amenazas escolares: Recursos de salud mental 

play
Phoenix police at Central High School during lockdown
Phoenix police responded to a fight and "possible popping sounds" at Central High School. Four schools locked down as a precaution on Sept. 9, 2022.
Arizona Republic

Carl Hermanns, profesor clínico asociado en la Universidad Estatal de Arizona (ASU por sus siglas en inglés) en el MLF Teachers College, aseguró que algunos podrían pensar que tener más policías en las escuelas y detectores de metales puede ayudar a evitar estas situaciones, pero él cree que ayudar a las escuelas a fomentar entornos positivos podría marcar una gran diferencia. 

“Creo que debemos dar a nuestras escuelas los recursos para crear realmente comunidades escolares en las que cada niño y joven que asiste a esa escuela sienta que realmente lo ven, que realmente tiene una voz y, lo que es más importante, que siente que realmente pertenecen a esa comunidad escolar”, explicó. 

Con base en su experiencia como docente e investigador, Hermanns expuso que cree que las escuelas deben contar con el apoyo de consejeros y trabajadores sociales para que, si un estudiante necesita atención de salud mental, pueda obtenerla allí. 

Las evaluaciones de amenazas efectivas solo pueden ocurrir en un entorno donde hay respeto y conexión entre adultos y estudiantes, afirmó Hermanns, haciendo referencia a una guía de evaluación de amenazas del 2002 publicada por el Servicio Secreto de Estados Unidos y el Departamento de Educación de Estados Unidos. 

Dijo que, si bien es importante hacer cambios estructurales en torno a la seguridad escolar, también es clave centrarse en los recursos de salud mental. 

“Creo que lo más importante, lo que muestra la investigación y lo que dicen los documentos de evaluación de amenazas, es poner más recursos en la salud mental... porque cuando los niños se enajenan, cuando los niños se lastiman, cuando los niños sienten que no pertenecen a la escuela, ahí es cuando la espiral puede comenzar”, expuso Hermanns. 

Un entorno positivo también permite que los niños se sientan cómodos notificando a alguien si se sienten amenazados o si uno de sus compañeros parece tener dificultades, aseguró Hermanns. 

Jean Ajamie, superintendente adjunta de seguridad escolar y bienestar social del Departamento de Educación de Arizona, afirmó que, a través del programa de seguridad escolar, el departamento apoya a las escuelas de todo el estado con orientación y capacitación para responder a situaciones como amenazas. 

Con ese programa, Ajamie dijo que colocan personas capacitadas en los campus para prevenir cualquier problema relacionado con la violencia. Esas personas pueden ser consejeros escolares, trabajadores sociales u oficiales de recursos escolares. Ajamie explicó que también brindan capacitación a las escuelas sobre cómo responder a las necesidades de salud mental de los estudiantes. 

¿Cuál es la respuesta de la policía de Phoenix a las amenazas escolares? 

Bower señaló que la policía de Phoenix está entrenando constantemente para escenarios de tiradores activos. Recientemente, los detectives han estado dedicando más tiempo a investigar el aspecto de las amenazas en las redes sociales.

“Creo que probablemente uno de los mayores cambios en los últimos tiempos es investigar, realizar averiguaciones completas sobre una publicación de amenazas en las redes sociales”, dijo Bower. 

Las intenciones detrás de las cincuenta y tres amenazas que la policía de Phoenix estaba investigando no están claras, pero Bower expuso que los detectives estaban “supervisando de cerca cada una de ellas”. 

Dijo que el departamento de policía toma en serio todas las amenazas y realiza una amplia investigación de antecedentes y seguimientos para conocer la validez de la amenaza y ver si se puede rastrear hasta un individuo. 

Un padre asegura que estudiantes necesitan más ayuda para procesar amenazas 

Después de que cerraron la escuela y cancelaron las clases, Bender mencionó que habló con sus dos hijas sobre sus experiencias. Dijo que hablaron sobre cómo la reacción de la escuela muestra que es segura y que tienen protocolos a seguir. 

También afirmó que la escuela era muy comunicativa y mantenía informada a la comunidad sobre las amenazas.

Sin embargo, él cree que las escuelas podrían hacer un mejor trabajo después de este tipo de eventos y crear más oportunidades para que los estudiantes hagan preguntas o hablen sobre sus sentimientos. 

Bender agregó que después del cierre y las dos amenazas, las clases se reanudaron con normalidad y sus hijos no escucharon nada más sobre estos eventos, aparte de los recordatorios de las políticas escolares sobre las amenazas, que aseguró que se sintieron "abruptas" e hicieron que algunos estudiantes se sintieran desconcertados. 

“Creo que la lección para los estudiantes fue que no hagan amenazas como esta o se meterán en un gran problema. Pero no creo que los estudiantes tuvieran mucha oportunidad de hablar sobre la experiencia y hacer preguntas y ese tipo de cosas”, explicó Bender. 

Hablar sobre los recursos escolares que están disponibles para aquellos que deseen analizar más los eventos podría ser útil y asegurarles que la escuela está preparada para ese tipo de situaciones, dijo. 

"Simplemente creo... que, si os estudiantes quiere algo de apoyo emocional, o quiere hablar de esto, hay gente de la que pueden valerse", afirmó Bender. 

Bender dijo que es importante ser consciente del impacto que las amenazas y los bloqueos pueden tener en los niños. 

“Están tratando de aprender y estudiar y lidiar con todo el asunto de hacer amigos y crecer. Y ya es bastante difícil hacerlo en un lugar seguro, y mucho menos hacerlo en un lugar donde sientes que siempre estás en el filo de la navaja, potencialmente, porque algo va a pasar y se arruinará el día”. 

Consejos a los padres sobre la gravedad de las amenazas 

Los tiroteos masivos recientes y las amenazas escolares reportadas han puesto nerviosos a los estudiantes, los departamentos de policía y la comunidad, expuso Bower. 

El Phoenix Union High School District lanzó una división de seguridad esta primavera que revisa los sistemas de seguridad que existen. Franco aseguró que trabajan constantemente en la seguridad y se comunican con las familias para recibir comentarios. 

Franco dijo que en las escuelas de Phoenix Union High School District, el personal discute las repercusiones y las consecuencias de hacer amenazas para evitar que los estudiantes difundan amenazas falsas y hagan una amenaza. También animó a los padres a involucrarse en la seguridad escolar y ofrecer recomendaciones y comentarios al distrito en el sitio de Internet Safety@PhoenixUnion.org

Bower aconsejó a los padres y tutores de los estudiantes que asisten a las escuelas locales que estén al tanto de lo que los menores llevan a la escuela, traen a casa de la escuela y publican en las redes sociales. Bower también mencionó que los estudiantes que piensen en amenazar a la escuela o al personal como una broma deben ser conscientes de las graves consecuencias. 

“Esta no es una situación que deba tomarse a la ligera, y los estudiantes que creen que sería una broma graciosa deben ser conscientes de que esto tiene ramificaciones enormes y significativas en su disciplina, en sus registros”, afirmó Bower. “Recomendamos encarecidamente que los estudiantes simplemente no presenten ningún tipo de amenaza”. 

Traducción Alfredo García