Skip to main content

Universidades de Arizona buscan atraer a más latinos a las áreas de ciencia y medicina


El no calificar para recibir atención médica llevó a la inmigrante mexicana Dilia Ocón, y a su familia, a recurrir a clínicas gratuitas en una iglesia local en El Paso Texas, donde pasó parte de su niñez.

“Crecí con miedo de mi próxima visita al médico, con miedo de que si me enfermaba les quitaría valiosos recursos a mis dos hermanas menores, ya que nuestra única proveedora era mi madre”, dijo Ocón. “Este miedo me dio una comprensión de la necesidad de mejorar la accesibilidad y la asequibilidad de la atención médica. Irónicamente, esta idea también es lo que despertó mi deseo de seguir una carrera en medicina."

Con muchos esfuerzos y sacrificios, Ocón cumplio su sueño y ahora es una de las latinas que prestan servicio como Médico Asociada Profesional (PA) en el Phoenix Bioscience Core, un complejo educativo ubicado sobre 30 acres de terreno en el corazón del centro de Phoenix.

Dicho campus es operado por las tres universidades públicas de Arizona: Arizona State University (ASU), Universidad de Arizona (UA) y Universidad del Norte de Arizona (NAU).

Las tres instituciones educativas unieron fuerzas -en un acto sin precedentes- para formar parte de este proyecto que busca potencializar la formacion de especialistas en los campos de la medicina, la ciencia y la salud.

"El campo médico tiene una gran necesidad de latinos en medicina y biociencias. Existe la necesidad de una atención médica centrada en la cultura. Proveedores médicos que entienden y hablan el idioma y entienden las raíces de la cultura latina", dijo Ocón.

Tres universidades, un solo campus

Según explicó a La Voz el director ejecutivo del PBC, David Krietor, atraer a más latinos al área de la biociencia es uno de los objetivos de las tres universidades públicas de Arizona.

ASU, UA y NAU unieron fuerzas para formar parte del Phoenix Bioscience Core.

“A diferencia de antes, hoy estamos haciendo más actividades innovadoras, impulsando la economía, por eso cambiamos el nombre de Phoenix Biomedical Campus a Phoenix Bioscience Core”, dijo Krietor. “Es el único lugar en el estado donde las 3 universidades públicas están colaborando en el sector de las ciencias, las biociencias y la salud pública”.

Las tres universidades tienen numerosos centros de investigación en dicho campus. Por ejemplo la Universidad de Arizona tiene allí su Facultad de Medicina, la Facultad de Estudios Farmacéuticos, la Facultad de Administración Eller y el Colegio de Salud Pública Mel y Enid Zuckerman.

ASU tiene en el PBC su Facultad de Soluciones de Salud y la Facultad de Enfermería e Innovación en Salud Edson. En tanto la NAU tiene allí su Facultad de Salud y Servicios Humanos.

Krietor explicó que el PBC es el lugar donde educadores, investigadores y empresarios enseñan, colaboran e innovan para formar a la próxima generación, mejorar la salud de la población, hacer avanzar el ecosistema de la biociencia e impulsar el desarrollo económico.

En una declaración escrita el pasado 23 de marzo, la alcaldesa de Phoenix Kate Gallego elogió al PBC como un reflejo del rumbo que lleva la ciudad en materia de ciencias, medicina y salud.

"Nuestro panorama biocientífico se ha ampliado exponencialmente desde el enfoque de campus que imaginamos por primera vez para el centro de la ciudad", dijo Gallego. "Phoenix es ahora un centro de tratamientos descubiertos y curas realizadas. Estamos a la cabeza de la nación en cuanto a crecimiento del empleo en el sector de las biociencias y se nos reconoce como uno de los cinco principales mercados emergentes de las ciencias”

Un sueño hecho realidad para una migrante

Graduada con honores de la escuela secundaria, Ocón se aferró a su sueño de estudiar medicina, pero el no contar con un número de seguro social le dificultó sus planes.

“Desafortunadamente, el número de identificación fiscal del IRS que evitó que me deportaran no pude usarlo para solicitar mi ingreso a la universidad", dijo.

Gracias al patrocinio migratorio de unos tíos, la suerte le cambió, ya que semanas antes de graduarse de la secundaria, en 2002, recibió su tarjeta de residente permanente..

A partir de ahí tomó una decisión, la cual considera la llevaría a los mejores ocho años de su vida: enlistarse en la fuerza aérea de EEUU. Y es que durante su servicio tomó los cursos universitarios requeridos para el programa de Asociado Medico Profesional (PA) de la Fuerza Aérea, la carrera que siempre quiso estudiar.

“Mientras estaba desplegada, tuve la oportunidad de servir con PA, médicos y enfermeras que brindaron atención médica en algunas de las partes más austeras de Afganistán. La posibilidad de ser parte de una unidad tan cohesiva fomentó mi impulso de convertirme en PA”, dijo Ocón.

Ahora como PA e intérprete médico, Ocón dice estar comprometida en ayudar a mejorar las disparidades en el cuidado de la salud entre las minorías y otras poblaciones desatendidas.

Actualmente lleva a cabo un programa de maestría como Médico Asociado Profesional en el PBC. Entre sus planes a futuro está obtener un doctorado en dicho campus. Pero lo que desea hoy en día es regresarle a la comunidad un poco de lo mucho que le ha dado.

"Mi plan es trabajar en un hospital del departamento de asuntos de veteranos o en un centro de salud comunitario. También planeo regresar a la Clínica PACH cerca del centro de Phoenix, que está a cargo de trabajadores de la salud voluntarios para brindar atención médica gratuita", dijo Ocón.

Cerca de la comunidad latina

Directivos del campus están dirigiendo su mensaje a la comunidad latina, un sector que encaja a la perfección en una industria de la salud que hoy en día está muy necesitada.

“Tenemos un gran interés de continuar esas relaciones con la comunidad que nos rodea, incluida la comunidad latina, y creemos que el estar ubicados en el centro de Phoenix nos da la oportunidad de desarrollar esa relación, mejor que si estuviéramos a las afueras de la ciudad”, dijo Krietor.

Como ejemplo, puso la escuela secundaria Bioscense (Bioscense High School) que forma parte del Distrito Escolar Phoenix Union.

Tan solo en esa escuela secundaria ubicada en el PBC, a un costado de la escuela de medicina y enfermería, el 72% del estudiantado es hispano, en comparación con anglosajones (12%), afroamericanos (8%), asiáticos (6%) y nativo americanos (2%), según datos proporcionados por autoridades del PBC.

Situado cerca del Distrito de las Artes en el centro de Phoenix, los límites físicos del Phoenix Bioscience Core se sitúan entre las calles Monroe y Garfield, y desde la cuarta hasta la séptima calle. 

Ocón subrayó que la atención médica necesita una comunicación efectiva entre el paciente y el proveedor, sin embargo la barrera del idioma inglés-español es un obstáculo para brindar una atención ideal.

“La diversidad de nuestra nación exige proveedores médicos que no solo estén preparados académicamente, sino que también estén equipados para brindar atención que satisfaga las necesidades sociales, culturales y lingüísticas de todos los pacientes”, dijo. “Mis experiencias personales y militares me han convertido en una persona que comprende la importancia de una atención culturalmente competente. Estoy lista para convertirme en el tipo de PA que nuestra sociedad necesita”.

Para obtener más información de los programas que el PBC ofrece, los interesados pueden dar click aquí.