Skip to main content

Muerte de más de 53 en Texas muestra que tragedia persigue a migrantes indocumentados


Luego de la muerte por asfixia de 53 migrantes indocumentados en la caja de un tráiler en Texas, se confirma que la tragedia persigue a miles de personas sin la documentación exigida que luchan día con día por alcanzar territorio estadounidense, en busca del "sueño americano".

Inicialmente, se había reportado la muerte de 46 personas el lunes por la noche cuando autoridades tejanas ubicaron el tráiler a lo largo de un camino rural de San Antonio, Texas. Las 67 personas dentro del remolque no contaban con aire acondicionado ni con agua.

Migrantes mueren en Texas: México confirma 27 mexicanos entre 53 migrantes fallecidos

Según Craig Larrabee, agente especial en funciones de las Investigaciones de Seguridad Nacional en San Antonio, el número de muertos es el más alto de la historia de un incidente de contrabando en Estados Unidos.

No obstante, no es la primera vez que migrantes víctimas de tráfico humano fallecen debido a las condicionas pésimas en las que son trasladados al interior del país.

Según el periódico Texas Tribune, en 1987, 19 hombres murieron luego de estar encerrados en un vagón cerca de Sierra Blanca en el oeste de Texas. Según el diario, el mueble quedó parado por varias horas en temperaturas bastante cálidas. Según el testimonio de un sobreviviente, los hombres intentaron escapar del vagón sin éxito.

El 14 de mayo de 2003, 19 migrantes fallecieron por asfixia en la caja de un tráiler sellado y abandonado en una carretera de Victoria, Texas. En el tráiler viajaban 63 personas, cuyas edades iban de 5 a 91 años, la mayoría mexicanos de distintas partes de la República, así como centroamericanos de Honduras, Guatemala y El Salvador.  

MÁS: Contrabando de migrantes en camiones, una ruleta rusa

El 23 de julio de 2017, diez migrantes indocumentados, que viajaban al menos con otros 190 más, perdieron la vida por asfixia al ser abandonados dentro de la caja de un tráiler encontrado en el estacionamiento de un centro comercial en San Antonio, Texas.

Al abrir la caja del tráiler, se encontró ya a ocho personas muertas y al menos 30 heridas que fueron trasladas a distintos hospitales, dos de las cuales no pudieron sobrevivir, sumando diez muertos. Los sobrevivientes narraron que no servía el sistema de aire acondicionado del tráiler, y solo había tres pequeños orificios, donde se turnaban para respirar.

Piden organizaciones, investigación rigurosa

En Ginebra, Suiza, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, manifestaron a través de su página oficial, su consternación por la muerte de 53 migrantes, ocurrida en Texas y pidieron una investigación exhaustiva y el enjuiciamiento de todos los responsables.

"Esta no es la primera, ni será la última tragedia de este tipo, ya que los traficantes de personas siguen aprovechándose de los migrantes y otras personas vulnerables que sólo buscan una vida mejor para ellos y sus familias", declaró Michele Klein-Solomon, Directora Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe.

"Lamentamos con las familias la pérdida de sus seres queridos y hacemos un llamamiento a las autoridades de ambos lados de la frontera para que investiguen exhaustivamente y lleven ante la justicia a todos aquellos que, con su insensible desprecio por la vida humana, contribuyeron a este terrible incidente".

En el mismo escrito, se asegura que Proyecto de Migrantes Desaparecidos de la OIM, estima que alrededor “de tres mil personas han sido reportadas como desaparecidas o han muerto tratando de cruzar la frontera de México a Estados Unidos desde 2014”.

Der acuerdo a esta organización, en los primeros seis meses de este año, se han reportado 290 muertes de migrantes indocumentados por este cruce entre México y Estados Unidos.

"Sin suficientes vías hacia la seguridad, las personas vulnerables y desesperadas, seguirán siendo presa de los contrabandistas o se verán obligadas a recurrir a medidas desesperadas para cruzar las fronteras. Entre los que emprenden estos viajes hay solicitantes de asilo y refugiados que huyen de la violencia, la persecución y las violaciones de los derechos humanos, así como migrantes, víctimas de la trata de personas y otros", declaró Matthew Reynolds, representante de ACNUR para Estados Unidos y el Caribe.

"Lo que se necesita son alternativas más seguras a estos peligrosos desplazamientos irregulares, que garanticen un acceso expedito a los procedimientos de asilo para quienes buscan protección internacional. Evitar la pérdida de vidas debe ser la prioridad para todos", dijo.

El reportero del Austin Statesman Chuck Lindell contribuyó a este reportaje.

Diana García es corresponsal de La Voz en la Ciudad de México.