Skip to main content

Vacuna COVID-19 estaría disponible próxima semana para niños menores de 5 años en Arizona


Read in English

La vacuna contra el COVID-19 aún no había recibido la aprobación federal final para niños menores de cinco años cuando Kara Karlson, residente de Mesa, reservó una cita para recibir la vacuna Moderna para su hija de tres años, Ava.

"Nos moríamos de ganas", dijo Karlson, abogada, madre de dos hijos y miembro del Consejo Asesor de Discapacidades del Desarrollo del estado. "La vacuna es increíblemente segura ...  Ava recibirá su inyección de inmediato".

Un panel asesor independiente de la Administración de Drogas y Alimentos de EEUU (FDA por sus siglas en inglés) encontró el miércoles por unanimidad que la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 es segura para niños de entre 6 meses y 5 años, y también recomendó una vacuna Moderna COVID-19 para niños de 6 meses a 6 años de edad.

A partir del jueves, aún se necesitaba la aprobación final de la FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC por sus siglas en inglés) para que los bebés, los niños pequeños y los niños en edad preescolar comenzaran a recibir las vacunas contra el COVID-19. Las farmacias minoristas y los proveedores de salud en Arizona esperaban envíos de la vacuna especial COVID-19 de dosis baja para la próxima semana.

Karlson quiere que más padres reciban la vacuna COVID-19 para sus hijos pequeños, ya que cuantas más personas estén vacunadas, mejor protegida estará toda la comunidad. Eso incluye a niños como Ava que son médicamente vulnerables, dijo, aunque enfatizó que hay muchos niños que están más comprometidos médicamente que Ava.

Karlson dice que Ava tiene múltiples problemas de salud, incluido el daño pulmonar después de haber sido hospitalizada en 2019 con adenovirus y RSV, o virus respiratorio sincitial. Apenas ha estado fuera de la casa de su familia desde que comenzó la pandemia y se ha perdido el preescolar y la socialización debido a la preocupación de contraer COVID-19, dijo su madre.

Todo en la vida de su familia en este momento, cuando Ava no está vacunada, es una "compensación muy dolorosa", dijo Karlson, sabiendo que la exposición al virus que causa el COVID-19 podría dañar seriamente a su hijo.

"La mayor parte del tiempo ella no va a ninguna parte", dijo Karlson. "De vez en cuando la llevo adentro a un lugar si requieren enmascaramiento, pero eso es poco y distante ... Ella no va a las tiendas. No va a las áreas de juego que están en el interior y también afecta a su hermana mayor".

Pleasant Pediatrics, que tiene seis clínicas en el Valle, está reservando citas con anticipación para que los niños menores de cinco años se vacunen. Hasta el jueves, se reservaron alrededor de 250 citas, dijo Akshay Ravi, director de proyectos de la práctica. Los niños no necesitan ser pacientes de Pleasant Pediatrics para recibir la vacuna, agregó.

"Esperamos que Pfizer y Moderna los envíen el lunes", dijo Ravi. "La última vez vinieron el mismo día que dijeron que los iban a enviar, así que podrían venir tan pronto como el lunes".

25% de niños en Arizona de 5 a 11 años han recibido dos dosis de vacuna COVID-19

Alrededor de 390,000 niños en Arizona tienen entre 6 meses y 4 años de edad, dicen los funcionarios estatales de salud. Cuando se incluyen los niños de cinco años, ese número sube a unos 480,000, dijeron las autoridades.

Los proveedores de salud de Arizona, incluidos los pediatras, ordenaron 41,000 dosis de las vacunas COVID-19 para los arizonenses más jóvenes hasta el miércoles. Las farmacias minoristas habían pedido otras 28,000 dosis.

“Hemos estado trabajando activa y ansiosamente esperando este lanzamiento”, dijo el miércoles Carla Berg, subdirectora de servicios de salud pública en el departamento de salud del estado. "Hemos estado trabajando y planificando que las asignaciones semanales continúen llegando en las próximas semanas ... Solo tenemos que esperar las aprobaciones finales en el proceso federal".

Podría haber cambios en las recomendaciones de dosificación en el futuro, dijo Berg, pero en este momento la recomendación es dos para Moderna y una serie de tres dosis para Pfizer.

Las inyecciones de Moderna se administran con cuatro semanas de diferencia, lo que significa que un niño podría tener cierta protección contra infecciones y enfermedades graves a mediados del verano, informó USA Today el miércoles. Un niño tendría que esperar hasta dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech con tres semanas de diferencia y una tercera dosis ocho semanas después, aproximadamente tres meses, para obtener protección, según USA Today.

Los datos de encuestas y aceptación de vacunas para niños de 5 a 11 años indican que la mayoría de los padres de EEUU y Arizona no se apresurarán a vacunar a sus hijos pequeños contra el COVID-19, al menos no inicialmente.

Hasta el miércoles, solo el 25% de los niños de Arizona de 5 a 11 años habían completado la serie de dos dosis de la vacuna contra el COVID-19, según muestran los datos estatales.

“Eso me decepciona absolutamente y espero, desafortunadamente, que el lanzamiento de la vacuna para menores de cinco años sea aún peor”, dijo Karlson. "No creo que los mensajes públicos hayan sido lo que deben ser ... Cada vacuna en un brazo importa, cada una".

Una encuesta de Kaiser Family Foundation COVID-19 Vaccine Monitor del 4 de mayo encontró que aproximadamente uno de cada cinco padres de niños menores de cinco años (18%) está ansioso por vacunar a su hijo de inmediato, mientras que una proporción mayor, el 38%, dice que planea hacerlo. espere un tiempo para ver cómo funciona la vacuna para otros.

"La falta de información disponible puede ser un factor en la renuencia de los padres a vacunar a sus hijos más pequeños de inmediato", dice la encuesta. "La mayoría de los padres de niños menores de cinco años dicen que no tienen suficiente información sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas contra el COVID-19 para niños de este grupo de edad (56%)".

La encuesta de Kaiser se llevó a cabo del 13 al 22 de abril entre una muestra de teléfono de marcación digital aleatoria representativa a nivel nacional de 1,889 adultos mayores de 18 años, incluidos 181 padres con niños menores de cinco años, con un margen de error de muestreo para ese grupo de más o menos 11 puntos porcentuales.

El Departamento de Servicios de Salud de Arizona tiene una página de recursos para padres con preguntas sobre cómo vacunar a sus hijos contra el COVID-19 en el sitio https://www.azdhs.gov/covid19/index.php#kids-vaccine.

Cuando la vacuna COVID-19 esté disponible para el grupo de edad más joven, los funcionarios estatales de salud dicen que su buscador de vacunas en el sitio https://www.azdhs.gov/covid19/vaccines/index.php#find-vaccines se actualizará para reflejar los lugares que ofrecen vacunas para menores de cinco años.

Berg, del departamento de salud del estado, dijo que hay "margen de mejora" en la aceptación de la vacuna para todos los grupos de edad en Arizona, incluidos niños y adultos mayores de 50 años que son elegibles para una segunda vacuna de refuerzo.

"Las vacunas contra la COVID-19 han demostrado ser muy seguras y su eficacia ha funcionado reduciendo las hospitalizaciones y los resultados graves", dijo Berg. "Eso ha continuado en los datos que vemos, semana tras semana".

69 arizonenses menores de 20 años han muerto por COVID-19

El gobernador de Arizona, Doug Ducey, promulgó el 20 de mayo un proyecto de ley que impide que el estado exija la vacuna COVID-19 para los niños a pesar de la oposición de la Asociación de Salud Pública de Arizona, la Academia de Médicos de Familia de Arizona, la Asociación de Educación de Arizona y el capítulo de Arizona de la Academia Americana de Pediatría.

La representante estatal Joanne Osborne, republicana de Goodyear, patrocinó el proyecto de ley. Osborne, quien preside el Comité de Salud y Servicios Humanos de la Cámara de Representantes, ha dicho que la decisión de vacunarse contra el COVID-19 debe depender de los padres.

Durante las audiencias del comité sobre el proyecto de ley, Osborne enfatizó que no está en contra de las vacunas y dijo que reconoce el valor protector de la vacuna contra el COVID-19 para las poblaciones mayores, pero que el COVID-19 "no es una enfermedad infantil".

Los expertos en salud pública y los proveedores de salud dicen que hay muchas buenas razones para administrar la vacuna COVID-19 a los niños. Si bien los niños como grupo no se han visto tan gravemente afectados por el COVID-19 como los grupos de mayor edad, los niños pueden y sufren enfermedades graves y la muerte como resultado del COVID-19.

Sesenta y nueve jóvenes menores de 20 años han muerto a causa de COVID-19 en Arizona, según muestran los datos estatales más recientes, y 4,860 personas en ese grupo de edad han sido hospitalizadas con COVID-19 desde el comienzo de la pandemia.

Entre los niños de Arizona que murieron por COVID-19 estaba Donovan Jones, un estudiante de octavo grado de 13 años de Buckeye que murió el 12 de noviembre. Tenía anemia de células falciformes y no había sido vacunado.

El CDC dice que el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) es una afección rara pero grave asociada con COVID-19 en la que se inflaman diferentes partes del cuerpo, incluidos el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos o los órganos gastrointestinales. Los funcionarios de los CDC han registrado 8525 casos de MIS-C en todo el país durante la pandemia, incluidos al menos 200 casos en Arizona.

Elizabeth Victoria English, residente de Payson de doce años, que soñaba con trabajar en la industria de la belleza, murió de MIS-C el 9 de diciembre de 2020, dijo su familia a The Arizona Republic el año pasado.

Los niños son susceptibles a Long COVID, que no es lo mismo que MIS-C, y se ha informado que causa una variedad de problemas de salud persistentes en los niños, que incluyen confusión mental, náuseas, letargo y fatiga.

Los niños pequeños también son transmisores de enfermedades muy efectivos, por lo que vacunarlos ayuda a proteger a quienes los rodean, incluidos los familiares mayores que corren un mayor riesgo de enfermarse gravemente, escribió Berg en una publicación de blog reciente.

"Durante mucho tiempo, las vacunas nos han permitido proteger a nuestros niños de la poliomielitis y otras enfermedades infantiles dañinas. Las vacunas contra el COVID-19 tienen un historial comprobado de proteger a todas las personas de cinco años en adelante contra enfermedades graves, y espero que esa protección esté disponible para los más pequeños. entre nosotros", escribió Berg.

Una vez que Ava esté vacunada, Karlson espera llevarla a más lugares. Le preocupa el riesgo de COVID prolongado, pero dijo que está tratando de lograr un equilibrio entre los problemas de salud y la necesidad de que Ava, que no habla y tiene autismo, explore el mundo e interactúe con los demás.

La hija mayor de Karlson, que tiene cinco años, ya recibió dos dosis de la vacuna COVID-19, más un refuerzo. Ella sabe que tiene que usar una máscara cuando está en áreas públicas interiores para proteger a su hermana, incluso cuando otros niños no las usan, dijo su madre.

"La larga COVID da miedo. Todavía hay mucho sobre este virus que no sabemos. Dicho esto, habremos hecho todo lo posible para mantenerla a salvo, para protegerla tanto como sea posible", dijo Karlson sobre vacunar a Ava. . "En algún momento tienes que dejar que los niños sean niños".

Traducción Joanna Jacobo Rivera