Skip to main content

Aumento de ómicron obliga a restaurantes del área de Phoenix a cierre temporal y comida para llevar


Los restaurantes y bares del área metropolitana de Phoenix regresan a cierres temporales, eventos cancelados y comida para llevar a medida que los casos de la variante ómicron aumentan en Arizona.

READ IN ENGLISH

A medida que la variante ómicron extremadamente contagiosa de COVID-19 continúa propagándose por todo el mundo y dentro de Arizona, las empresas que comenzaban a recuperarse están siendo golpeadas una vez más.

Debido a que muchas personas viajaron y se reunieron en grandes grupos durante las festividades, la demanda de pruebas se disparó y se espera que la cantidad de casos confirmados siga aumentando. Esta es una mala noticia para los restaurantes que intentan permanecer abiertos, mientras operan con márgenes reducidos y equipos pequeños.

Muchos sienten una sensación de 'deja vu' a medida que los impactos de la última ola de COVID-19 comienzan a parecerse inquietantemente a los picos de años anteriores. Para algunos bares y restaurantes del área metropolitana de Phoenix, eso ha significado cierres temporales y un enfoque de regreso en la comida para llevar.

Ya sea debido a que los miembros del personal se enfermaron, las personas en el restaurante estuvieron expuestas o la escasez de personal relacionada con la pandemia, los restaurantes están recurriendo a las redes sociales para publicar sobre cierres temporales. Para hacer frente, algunos están promoviendo la comida para llevar en un esfuerzo por generar algunos ingresos y mantener a todos a salvo.

Esto es lo que significa la onda ómicron para los restaurantes en el área metropolitana de Phoenix.

¿Cuándo llegó la variante ómicron a Arizona?

A fines del otoño, los números de COVID-19 se estaban estabilizando y muchas personas tenían vacunas que estaban demostrando ser altamente efectivas contra la enfermedad. Los negocios abrieron a plena capacidad y los restaurantes y bares comenzaron a programar eventos para las fiestas.

Pero luego, la variante ómicron, una versión del virus que es extremadamente contagiosa, apareció rápidamente. El 8 de diciembre, se detectó en el condado de Yavapai el primer caso conocido de ómicron en Arizona.

Aproximadamente un mes después, durante una sesión informativa el 5 de enero, el Dr. Joshua LaBaer, ​​director ejecutivo del Instituto de Biodiseño de la Universidad Estatal de Arizona, dijo que la variante ómicron era abrumadoramente la cepa dominante en Arizona.

Los datos de las pruebas de secuenciación de la Universidad Estatal de Arizona mostraron que más del 90% de las muestras positivas que recibieron son la variante ómicron.

En el período previo al día de Navidad, el número de casos se disparó en Arizona. A medida que la gente regresa de viajes y reuniones para las fiestas, los expertos dicen que esperan que las cifras sigan aumentando. Se espera que el pico del último pico alcance a mediados de enero.

Casos de ómicron provocaron la cancelación de eventos de Año Nuevo

A medida que aumentaba el aumento de ómicron durante las vacaciones, ya se habían anunciado muchas fiestas y eventos de Nochevieja. En Flagstaff, el cono de pino gigante y brillante estaba colgado sobre las calles nevadas, los restaurantes del área metropolitana de Phoenix habían llenado las reservas y los bares de todo el Valle habían reservado DJs, bandas y artistas para celebrar el Año Nuevo.

Luego comenzaron las cancelaciones. A mediados de diciembre, las publicaciones en las redes sociales evolucionaron de anuncios de eventos a anuncios de cancelaciones.

Flagstaff canceló su famoso Pine Cone Drop el 29 de diciembre y, el mismo día, el clásico MercBar de Phoenix notificó a los clientes que su fiesta había sido cancelada.

En el bar de la zona alta Linger Longer Lounge, alguien del personal dio positivo unos días antes de la fiesta de baile planeada en dos escenarios, por lo que los propietarios cancelaron.

Jade Noble, copropietaria de Linger Longer Lounge con los socios Cal Cronin y Manny Tripodis, dijo que el evento de Año Nuevo del bar estaba planeado para septiembre. Pensando en la seguridad, se decidieron por un evento al aire libre y esperaban vender entre 300 y 400 entradas.

Cuando los casos comenzaron a aumentar, volvieron a marcar el evento a una capacidad de alrededor de 100.

“Luego, después de que decidimos tener una noche normal, uno de nuestros cantineros dio positivo”, dijo Noble.

Ella y su equipo, que han sido extremadamente cautelosos con la seguridad de COVID-19 durante la pandemia, cerraron el bar desde el 29 de diciembre hasta el 3 de enero.

“Si hubiéramos tenido el evento y todos se enfermaran, estaríamos cerrados por mucho más tiempo”, dijo. "Así que este fue el menor de dos males".

Debido a la poca antelación, ya se habían pedido suministros que incluían cercas para las áreas al aire libre y botellas de champán, dijo Noble, y explicó que pronto habrá algunas ofertas especiales de champán en el bar. También se habían reservado tres bandas en vivo junto con algunos actos electrónicos y DJ para el evento.

"Todos estaban realmente desanimados", dijo Noble. "Pero todos entendieron que nos preocupábamos por ellos".

En el futuro, Noble espera poder organizar un evento de reemplazo en la primavera. Hasta entonces, su personal se está abasteciendo de máscaras KN95, limpiando lo mejor posible y planificando todo con una copia de seguridad en mente.

Opciones de comida para llevar vuelven a ser el centro de atención

Durante la pandemia, los restaurantes dependieron de la comida para llevar para servir a sus clientes y mantener a flote los negocios. Ahora que la variante ómicron puede disuadir o evitar que los clientes cenen en persona, la comida para llevar se convierte en una opción importante.

Sushi Roku, que tiene ubicaciones en Scottsdale y California, lanzó un nuevo especial solo para llevar la primera semana de enero. El Signature Box ($34) incluye edamame, atún o poke de salmón, un rollo de sushi, dos bocados de atún picante hanabi y verduras mixtas o arroz.

El chef ejecutivo Omar Bernal dice que el regreso a la comida para llevar permitirá que el restaurante continúe sirviendo a los clientes donde se sientan más cómodos.

“Con el aumento de COVID, todos vivimos en este nuevo mundo, sea lo que sea que eso signifique”, dijo. "Entonces, esta caja de comida para llevar es una oportunidad para las personas que no pueden unirse a nosotros, aún pueden disfrutarla en su propia casa".

Al comienzo de la pandemia, Bernal describió la comida para llevar como una "parte crucial" para mantener abierto el negocio. Bernal aún no ha visto un aumento en la demanda de comida para llevar en Scottsdale. Dado que California tiene restricciones de COVID-19 más estrictas que Arizona, espera que la demanda de comida para llevar sea mayor en las otras ubicaciones del restaurante. Pero cuando esa demanda regrese a Arizona, Sushi Roku estará listo, dijo.

Algunos restaurantes del Valle iniciaron 2022 con cierres temporales

Ya sea directamente afectados por la enfermedad de COVID-19 o por las consecuencias de la pandemia, incluida la escasez de personal, algunos restaurantes y bares comenzaron el nuevo año con una nota amarga con una ola de cierres temporales.

El 2 de enero, el pub británico George & Dragon en Central Avenue cerró su cocina antes de tiempo debido a la escasez de personal. El 4 de enero, cerró temporalmente durante el día para realizar una limpieza profunda y desinfectar.

Earth Plant Based Cuisine, un restaurante en Grand Avenue, cerró durante la semana del 4 al 10 de enero, citando una escasez de personal y "tomando medidas preventivas contra la propagación de COVID-19", según un anuncio en línea.

Oregano's Pizza Kitchen, una cadena de Arizona, cerró temporalmente dos de sus ubicaciones en en el Valle y redirigió al personal para ayudar en los otros restaurantes.

Rewined Beer and Wine Bar en 24th Street ha cerrado temporalmente "como precaución", según sus páginas de redes sociales. Gilbert's Mythical Coffee y su tienda hermana Cascade Coffee en Chandler cerraron el 7 de enero mientras el personal se hacía la prueba.

La mayor parte del primer lote de restaurantes cerrados temporalmente del año ahora ha reabierto después de tomarse un tiempo para poner en cuarentena y desinfectar, pero a medida que los casos continúan aumentando, es probable que continúen los cierres temporales.

El 3 de enero, los datos estatales de pruebas positivas batieron récords, con más personas dando positivo por COVID-19 que en cualquier otro momento de la pandemia.

El único lado positivo muy agridulce en Linger Longer Lounge, dice Noble, es que esta vez está mejor preparada para sortear la tormenta, ya que su equipo ahora tiene dos años de práctica.

"Lo hicimos antes, podemos hacerlo de nuevo", dijo. "Después de todo esto, estaremos listos para lo que sea".

Póngase en contacto con la reportera en el correo tirion.morris@arizonarepublic.com. Síguela en Twitter en @tirionmorris, en Facebook en Tirion Rose y en Instagram en tirionrose.

Traducción Nadia Cantú