Skip to main content

Altos precios de alimentos merman la cena de Acción de Gracias de latinos


El AFBF reveló que el costo promedio de la cena de Thanksgiving para 10 personas es de 53,31 dólares, un aumento de 6,41 dólares o 14 % respecto al promedio del año pasado, de 46,90 dólares.

Los Ángeles, CA.- Como ocurre a una gran cantidad de latinos en Estados Unidos, el bolsillo del mexicano Juan Pablo López ha sentido desde hace varios meses el impacto del alza de precios, que lo ha dejado sin mucho dinero para gastos especiales y que, a su pesar, afectará la cena de Acción de Gracias mañana jueves.

“Con estos precios tocó rebajar la cantidad de comida en el plato”, dijo a Efe el inmigrante en tono resignado mientras hacía compras en un supermercado latino de Los Ángeles.

López reconoció que desde hace ya varias semanas ha tenido que limitar el dinero que dedica a alimentar a su familia de cinco, y que para este día de Acción de Gracias tendrá que reducir el tamaño del pavo que comprará.

The American Farm Bureau Federation (AFBF) ya había anticipado la situación que López y millones de familias enfrentan en el país. En su encuesta anual, revelada la semana pasada, encontró que el costo promedio de la fiesta más representativa de Estados Unidos para 10 personas es de 53,31 dólares, un aumento de 6,41 dólares o 14 % respecto al promedio del año pasado, de 46,90 dólares.

La encuesta también evaluó el costo de otros alimentos que se incluyen en la cena de Acción de Gracias tras la adaptación de esta tradición a otras culturas como la latina.

Los precios del jamón, las papas y las habichuelas verdes congeladas aumentó el costo total a 68,72 dólares. Esta canasta de alimentos actualizada aumentó de precio 14 % en comparación con 2020.

La AFBF encontró que el pavo, platillo central de las mesas en Acción de Gracias, cuesta en promedio 1,50 dólares por libra, 24 % más que el año pasado.

López resaltó que el dinero que deberá desembolsar está por encima del promedio nacional porque pagó la libra de pavo por encima de dos dólares. “Aquí en Los Ángeles todo está más caro”, expuso.

El inmigrante, que lleva más de 25 años en el país trabajando en el servicio de limpieza, se queja de que hasta los productos para elaborar los típicos tamales mexicanos han subido de precio. "Ya ni eso se puede comprar", manifestó.

Múltiples factores

Veronica Nigh, economista sénior de AFBF, señaló en un comunicado que diversos factores contribuyeron al aumento del costo promedio de la cena de Acción de Gracias este 2021.

Citó las interrupciones extremas en las cadenas de suministro del país, la presión inflacionaria en toda la economía, la dificultad para predecir la demanda durante la pandemia de covid-19 y la elevada demanda mundial de alimentos, particularmente carne.

Agregó que "la tendencia de los consumidores a cocinar y comer en casa con mayor frecuencia debido a la pandemia llevó a una mayor demanda en los supermercados y a mayores precios de los alimentos al por menor en 2020 y 2021, en comparación con los precios previos a la pandemia en 2019".

Esa subida de precios también la ha sentido Rosalía Alvarenga, una inmigrante salvadoreña madre de tres hijos, quien asegura que ya no puede “estirar más el salario de ella y el de su esposo”.

“La carne de res que compraba antes a 4 o 5 dólares ahora está a 10 dólares. Pues no, no se puede llevar”, explicó a Efe la cuscatleca, que para este jueves optó por comprar un pernil de cerdo por ser más económico.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) proyecta que los costos de los alimentos en el hogar aumentarán entre 2,5 % y 3,5 % durante la totalidad de 2021.

Costos asociados

Otros costos asociados con la cena de Acción de Gracias también han aumentado, como los precios de los electrodomésticos, que subieron 6,6 %. Incluso cosas como los utensilios de cocina aumentaron de precio.

A esto se le suma el costo de la gasolina. Los precios que pagan los consumidores de Estados Unidos aumentaron 6,1 % el mes pasado y han subido 49,6 % en un año, según un informe publicado la primera semana de noviembre por la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU.

“Nosotros nos vamos a quedar en casa. Habíamos pensado ir hasta Sacramento (capital de California) donde (vive) mi cuñado, pero la gasolina está muy cara y el dinero se necesita porque no se sabe qué va a pasar con la pandemia”, resumió Alvarenga.

Tanto López como Alvarenga han depositado sus esperanzas en que el Gobierno del presidente Joe Biden detenga la escalada de precios.

El mandatario anunció este martes que liberará 50 millones de barriles de petróleo de la Reserva Estratégica para ayudar a compensar el aumento en los precios de la gasolina. Sin embargo, el alivio no se daría sino hasta dentro de varias semanas.