Skip to main content

Debanhi Escobar murió por asfixia 3 a 5 días antes de ser ubicada, indica necropsia


De acuerdo con la tercera necropsia, realizada al cuerpo de Debanhi Escobar, quien fuera encontrada sin vida en una cisterna de un motel en Nuevo León, la joven murió por asfixia por sofocación.

Debanhi Susana Escobar Bazaldúa, quien fuera encontrada sin vida el pasado 21 de abril, en una cisterna del motel Nueva Castilla, en Escobedo, Nuevo León, habría muerto por asfixia por sofocación y no presenta signos de agresión sexual, así lo revelaría la tercera necropsia que se le realizó al cuerpo de la joven.

“Se tienen los elementos suficientes necesarios, para establecer que la causa de muerte de Debanhi Susana Escobar, se debió a una asfixia por sofocación, en su variedad de obstrucción en sus orificios respiratorios”, explicó el doctor Felipe Edmundo Takahashi Medina, director del Instituto de Ciencias Forenses del Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México.

De acuerdo con la necropsia, cuyos resultados se dieron a conocer esta semana, la joven de 18 años que desapareció la madrugada del 8 abril, habría muerto de tres a cinco días previos a su localización en la cisterna el 21 de abril.

De acuerdo al primer peritaje y necropsia realizado, Escobar se había caído “accidentalmente” y había muerto por asfixia de sumersión.

“El intervalo postmortem que se estableció es de tres a cinco días a partir de la localización de la víctima ... No se encontró evidencia ni lesión o hallazgo que pudiera sustentar violencia sexual contra el cuerpo de Debanhi Escobar. Se descarta por completo la asfixia por sumersión”, se señaló.

Tras darse a conocer el informe, el padre de la joven, Mario Escobar, informó que continuará en su lucha para obtener justicia para su hija, que ya se confirmó que fue asesinada.

“Es una lucha que continuará hasta que se logre tener justicia. Es muy diferente el peritaje y conclusión que nos están dando y ya debe de haber culpables, responsables”, señaló.

Una lucha sin descanso para esclarecer su muerte

Debanhi Susana Escobar Bazaldúa, de 18 años de edad, fue reportada como desaparecida el 8 de abril de 2022, por su padre, el profesor Mario Escobar, quien señaló que la noche anterior, su hija había acudido a una fiesta en compañía de dos amigas, quienes ya de mañana, le informaron que se fue sola de la fiesta en Escobedo, Nuevo León, en un taxi de aplicación, "porque ella así lo había decidido".

En pocos días, y bajo la presión social, principalmente en redes sociales, las primeras investigaciones de la policía, que destacaron 200 elementos de la Fuerza Civil y de la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas, y binomios de búsqueda, indicaron que Escobar fue vista por última vez por el chofer del taxi en la carretera Laredo-Monterrey. También indicaron que el taxista fue quien le tomó la foto, que al momento, ya se había hecho viral en redes sociales. El chofer aseguró que la chica mostró un comportamiento “raro”, agresivo y que decidió bajarse del taxi, aunque él le advirtió que era peligroso.

Según él, para evitarse problemas si algo le sucedía a la chica, le tomó la foto, que de inmediato le envió a la amiga de Escobar, quien había contratado su servicio.

Al recibir la foto, la amiga le llamó al padre de la joven y le envió mensajes, que el señor no contestó debido a que su celular se descargó, indica la investigación. Fue hasta horas después que el señor cargó su celular y se percató de lo sucedido con su hija y al ver que no había llegado, hizo la denuncia.

La primera búsqueda, que se dio cuando el caso ya se había hecho viral y que se habían igual hecho una y mil historias alrededor de la desaparición de la chica, se realizó en los alrededores donde la joven había sido vista por última vez; a la orilla de esa carretera. En esa zona hay una empresa de transportes y el motel Nueva Castilla, lugares en los que la policía pidió los videos de las cámaras de vigilancia propias.

La empresa de transportes mostró los videos, que indicaban que la joven se acercó a la caseta de vigilancia, donde parece tocar o pedir ayuda, pero al no obtener respuesta, se aleja rumbo al motel, indica el informe. En éste, primero dijeron que no tenían cámaras, pero aún así, supuestamente buscaron indicios de la presencia de la joven en todas las instalaciones, incluidos jardines y habitaciones, no encontraron nada.  

A los 13 días de búsqueda, el 21 de abril, supuestamente empleados del motel Nueva Castilla, quienes hacían trabajos de mantenimiento en una zona abandonada del motel fueron alertados por un fuerte olor que salía de una cisterna de cuatro metros de profundidad en desuso. Al buscar, detectaron el cuerpo de la joven que por la ropa, supusieron era Escobar.

La policía rescató el cuerpo que fue llevado al Servicio Médico Forense para su identificación y autopsia. El primer reporte oficial indicó que se trataba de Escobar, y según los resultados de la autopsia, eran altas las probabilidades de que la joven había caído accidentalmente en la cisterna, y se había golpeado en la cabeza, lo que sería la causa de su muerte ya que no se había encontrado agua en sus pulmones.

Coincidentemente, el motel había encontrado un video de una cámara del interior de un restaurante inhabilitado de esa área abandonada del hotel, donde se ve a la chica merodear el restaurante, lo que hacía suponer a las autoridades de su caída accidental. Indicaron que debido a la descomposición del cadáver, no era posible detectar abuso sexual, ni hacer un examen de toxicología.  

El padre de Escobar no confió en esta autopsia y pidió a peritos de su confianza hacerla. El dictamen fue distinto: sí había signos de abuso y no estaba clara la causa de su muerte, por lo que Mario Escobar inició entonces un reclamo por el esclarecimiento de lo que el siempre pensó que fue un asesinato.

Reclamo que lo llevó ante el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ordenó directamente exhumar el cadáver para una tercera autopsia, con peritos de la Fiscalía de la Ciudad de México. 

El padre de la joven informó que continuará en su lucha para obtener justicia para su hija.

“Es una lucha que continuará hasta que se logre tener justicia. Es muy diferente el peritaje y conclusión que nos están dando y ya debe de haber culpables, responsables”, señaló.