Skip to main content

Entrenador de los Cardinals deberá demostrar de que está hecho en los playoffs


Read in English

Un sitio publicó el miércoles una "Encuesta sobre la entrada a la ronda de comodines de la NFL" y una de las preguntas nos llamó mucho la atención.

"¿Qué entrenador tiene más que demostrar?".

No es sorprendente que el entrenador de los Arizona Cardinals, Kliff Kingsbury, fuera la respuesta a la pregunta, según un par de personas que respondieron a la encuesta, recopilada por The Ringer.

Danny Kelly escribió: "Va a ser una mala temporada narrativa para Kliff Kingsbury si los Cardinals pierden ante los Rams. Después de empezar con un 7-0, su equipo se ha desvanecido mucho en la segunda mitad de la temporada, algo que se ha convertido en algo anual. Tiene que demostrar que puede poner en marcha el maltrecho ataque de Arizona o podrían plantearse preguntas sobre su futuro en el desierto".

Rodger Sherman escribió: "Kliff Kingsbury. Sus equipos de los Cardinals han desarrollado una reputación de empezar con buen pie (como su guapo entrenador), antes de decaer en el transcurso del año, con algunos especulando que la forma de jugar de Kingsbury se vuelve predecible y no está dispuesto a hacer adaptaciones en la temporada. El equipo de este año comenzó con un 7-0 y a partir de ahí fue un 4-6, sin respuestas una vez que DeAndre Hopkins se lesionó. Si los Cardinals se despiden rápidamente de la postemporada con una mansa derrota ante los Rams, se confirmarán los pronósticos de mucha gente sobre Kliff."

Kingsbury llevó a los Cardinals a un récord de 5-11 en su primera temporada. Su equipo fue 8-8 la temporada pasada, perdiendo un puesto en los playoffs.

Los Cardinals terminaron 11-6 en la temporada regular este año, ganando el puesto número 5 en los playoffs de la NFC, pero el equipo luchó en la recta final, yendo 2-5 en sus últimos siete partidos y ganando el entrenador una gran cantidad de críticas en el proceso.

Curiosamente, un entrenador está bajo más presión que Kingsbury en la postemporada, según la encuesta de The Ringer.

Cuatro de los ocho encuestados dijeron que el entrenador de los Cowboys, Mike McCarthy, era el que estaba bajo más presión.

Kingsbury obtuvo dos votos, mientras que el entrenador de los Cincinnati Bengals, Zac Taylor, y el entrenador interino de los Raiders de Las Vegas, Rich Bisaccia, recibieron uno cada uno.

¿Está Kingsbury realmente bajo tanta presión para producir esta postemporada?

Los Cardinals están en los playoffs por primera vez desde 2015 y han mejorado en cada una de sus tres temporadas en Arizona.

Arizona estaba 3-13 la temporada antes de que Kingsbury fuera contratado.

Aun así, muchos en los medios nacionales y en la comunidad de la NFL han hecho de los portazos a Kingsbury y su desempeño como entrenador en Arizona un pasatiempo favorito.

"Kingsbury está sobrevalorado y no es un buen entrenador", dijo recientemente un director de scouting de la AFC a Matt Lombardo de FanSided.  "[Es] todo bombo y platillo y nada de sustancia".

Una fuente de la liga dijo al sitio: "Honestamente, creo que es que Kliff tiene un ambiente tan fácil en ese edificio. Diablos, antes de la primera semana, el primer equipo nunca practicó ni jugó junto a todo el equipo. Los veteranos apenas practican. No hay ninguna estructura ni disciplina allí".

Un ejecutivo de personal de la NFC añadió: "Cuando juegas contra los grandes, a la hora de los playoffs. Te miran y te dicen básicamente 'así es como te vamos a ganar', y lo hacen. Arizona es como un equipo de fútbol americano. Si pierden a sus hombres de perímetro, pierden su identidad, pierden lo que tienen.

"Este es el problema de Arizona: es un equipo muy fino. Han llegado a un 7-0, y están jugando en buenos climas. Tres de esos partidos son en casa, tres son en el calor. Si te toca diciembre y enero, no son buenos climas. Estás más jodido que la vida. Vas a lugares como Green Bay, y es como 'wow no estamos acostumbrados a esto'".

Una o dos victorias en los playoffs para los Cardinals podrían ayudar a callar a los críticos de Kingsbury, al igual que una victoria en la Super Bowl.

¿Cuánto puede demostrar Kingsbury en esta postemporada de la NFL?

Traducción: Javier Arce